Estados Unidos otorga 1.500 millones de dólares al fabricante de chips GlobalFoundries

La administración Biden anunció el lunes una asignación de 1.500 millones de dólares al fabricante de chips GlobalFoundries, con sede en Nueva York, una de las primeras subvenciones importantes en un programa gubernamental destinado a revitalizar la fabricación de semiconductores en los Estados Unidos.

Como parte del plan para fortalecer GlobalFoundries, la administración también pondrá a disposición $1.6 mil millones adicionales en préstamos federales. Se espera que estas subvenciones tripliquen la capacidad de producción de la empresa en el estado de Nueva York en diez años.

La financiación representa un esfuerzo de la administración Biden y de los legisladores de ambos partidos para intentar revitalizar la fabricación de semiconductores en Estados Unidos. Actualmente, sólo el 12% de los chips se fabrican en Estados Unidos y la mayoría en Asia. La dependencia de Estados Unidos de fuentes extranjeras de chips se convirtió en un problema al principio de la pandemia, cuando los fabricantes de automóviles y otros fabricantes tuvieron que retrasar o detener la producción debido a la escasez de chips críticos.

El premio GlobalFoundries ayudará a la empresa a ampliar sus instalaciones existentes en Malta, Nueva York, lo que le permitirá cumplir un contrato con General Motors para proporcionar producción dedicada de chips para sus automóviles.

También ayudará a GlobalFoundries a construir una nueva fábrica para fabricar chips críticos que actualmente no se fabrican en Estados Unidos. Esto incluye una nueva clase de semiconductores adecuados para su uso en satélites porque pueden sobrevivir a altas dosis de radiación.

El dinero también se utilizará para modernizar las operaciones de la compañía en Vermont, creando la primera fábrica estadounidense capaz de producir un tipo de chip utilizado en vehículos eléctricos, la red eléctrica y teléfonos inteligentes 5G y 6G. Sin esa inversión, los funcionarios de la administración dijeron que las instalaciones de Vermont habrían estado cerradas.

Los planes son parte de los esfuerzos de la administración Biden para revitalizar la fabricación de semiconductores en Estados Unidos después de que muchas fábricas se trasladaron al este de Asia en las últimas décadas.

La escasez mundial de chips en medio de la pandemia ha provocado cierres, despidos y suspensiones en las plantas de fabricación de automóviles de EE. UU., lo que ha desacelerado la economía estadounidense y ha disparado los precios de los automóviles nuevos y usados. Esto alentó al Congreso a aprobar un proyecto de ley que proporcionaría más de 50 mil millones de dólares a la industria de semiconductores, incluidos 39 mil millones de dólares en subvenciones y 11 mil millones de dólares para investigación y desarrollo distribuidos por el Departamento de Comercio.

Gina Raimondo, secretaria de Comercio, dijo el domingo que la adjudicación a GlobalFoundries ayudaría a garantizar un suministro estable de chips para los principales proveedores y fabricantes de automóviles, y evitaría problemas en la cadena de suministro.

«El anuncio de hoy garantizará que esto no vuelva a suceder», afirmó Raimondo.

El senador Chuck Schumer de Nueva York, líder de la mayoría y partidario clave de la legislación, dijo que la financiación gubernamental permitiría a GlobalFoundries invertir más de 12.000 millones de dólares en Estados Unidos, además de crear 9.000 puestos de trabajo en el sector de la construcción y 1.500 empleos permanentes. empleos en el sector manufacturero.

«La relación calidad-precio que está invirtiendo el gobierno federal es enorme», dijo Schumer: añadiendo: “Esto demuestra que nuestros mejores días no han terminado. Podemos competir.

GlobalFoundries también recibirá la primera subvención del gobierno otorgada específicamente para el desarrollo de la fuerza laboral, dijeron los funcionarios. El gobierno proporcionará 10 millones de dólares para respaldar la inversión de la empresa de más de 60 millones de dólares para formar nuevos trabajadores para la industria de semiconductores. La falta de trabajadores calificados es un problema frecuentemente citado entre los fabricantes de chips que intentan operar en Estados Unidos.

Los funcionarios enfatizaron que el anuncio era solo un acuerdo preliminar y que la compañía estaría sujeta a un período de diligencia debida, incluido el cumplimiento de ciertos hitos de construcción y producción. El gobierno distribuirá fondos una vez que se cumplan estos criterios.

Este premio para GlobalFoundries se produce cuando la empresa, como muchas otras en la industria, ha experimentado una disminución en los ingresos debido a una caída en la demanda de muchos clientes clave. Thomas Caufield, su director ejecutivo, expresó su esperanza de que el gobierno también tomara medidas para ayudar a impulsar la demanda de chips y alentar a las empresas a trasladar parte de su producción a fábricas estadounidenses.

«Ahora que dicen que vamos a liberar este dinero, creo que habrá presión para que haya más relocalización de productos», dijo en una entrevista.

GlobalFoundries es una de las pocas empresas de gran escala que fabrican chips para otras empresas que los diseñan y comercializan, negocio conocido en la industria como fundición.

La empresa surgió de las operaciones anteriores de Advanced Micro Devices, que se separó de la empresa en 2009 para centrarse en el diseño en lugar de la fabricación de chips. La financiación fue proporcionada por Mubadala, un fondo soberano de Abu Dabi que todavía posee una participación mayoritaria.

GlobalFoundries abrió una nueva fábrica en 2012 en Malta, Nueva York, y en 2014 se hizo cargo de las operaciones anteriores de IBM, que incluían dos fábricas. Ambos tuvieron un importante papel secundario en la fabricación de chips especializados para el Pentágono; La fábrica de Vermont, en particular, es conocida por sus chips de radio utilizados en la mayoría de los teléfonos inteligentes y en hardware militar.

Como parte de un importante cambio de estrategia, GlobalFoundries decidió en 2018 poner fin a la costosa práctica de desarrollar nuevos procesos de producción que empaquetan más transistores en cada pieza de silicio. Optó por especializarse en tecnologías de fabricación más antiguas para fabricar los chips necesarios para automóviles, electrodomésticos y aplicaciones industriales y de defensa.

Los funcionarios de Biden enfatizaron que estaban apuntando a GlobalFoundries porque fabrica chips existentes, creados con procesos de producción más antiguos. Los chips fabricados con estas tecnologías tienden a ser relativamente económicos, pero son el núcleo de los automóviles y la electrónica de consumo que han causado grandes trastornos durante la escasez de chips provocada por la pandemia. También se utilizan ampliamente en aplicaciones de defensa.

Las otras empresas seleccionadas para las dos primeras subvenciones gubernamentales también utilizaron esta tecnología de vanguardia.

Actualmente, las empresas chinas están fortaleciendo sus capacidades para desempeñar un papel mucho más importante en el suministro de estos chips tradicionales. La tendencia ha alarmado a la administración Biden y a algunos miembros del Congreso, a quienes les preocupa que las importaciones baratas de China puedan perjudicar a las nuevas fábricas estadounidenses.

Hasta ahora, la administración no ha anunciado recompensas para las empresas que fabrican chips más avanzados, aunque se espera que lo haga en las próximas semanas y meses. Estos chips gestionan los cálculos de la inteligencia artificial, los teléfonos inteligentes, los superordenadores y los equipos militares más sensibles.