La inflación de la zona euro cae a principios de año

La inflación en los 20 países que utilizan el euro disminuyó en el primer mes de 2024, volviendo a una tendencia descendente y alimentando las esperanzas de que los precios en la zona del euro estén a punto de volver a la normalidad, el objetivo del 2% establecido por el Banco Central Europeo.

Los precios al consumidor en la zona del euro aumentaron un 2,8 por ciento en enero respecto al año anterior, en comparación con un 2,9 por ciento en diciembre, informó el jueves la agencia de estadísticas de la Unión Europea.

Los economistas esperaban una caída ligeramente mayor, en realidad una corrección después del fin de algunos subsidios gubernamentales que provocaron un aumento de la inflación en diciembre.

Los inversores están atentos a las señales de que el Banco Central Europeo recortará las tasas de interés, que la semana pasada las autoridades mantuvieron en un mínimo histórico del 4 por ciento. Christine Lagarde, presidenta del banco central, sugirió que podría producirse un recorte de tipos hacia mediados de año, pero que las autoridades examinarían los datos para fundamentar sus decisiones.

Las cifras publicadas el jueves podrían generar esperanzas de un recorte de tipos más temprano que tarde. L’inflation sous-jacente, le taux d’inflation qui exclut la volatilité des prix des produits alimentaires et de l’énergie, a poursuivi sa tendance à la baisse, tombant à 3,3 pour cent en janvier contre 3,4 pour cent en diciembre. Esta cifra es crucial para el BCE, ya que refleja las tendencias subyacentes de los precios en la eurozona.

La Agencia Europea de Estadísticas informó el martes que la economía de la zona euro se estancó en el cuarto trimestre del año pasado, frenada por una persistente crisis energética y una desaceleración de la manufactura en Alemania, la mayor economía de Europa.

«Aunque las cifras de hoy muestran una mayor relajación de las presiones sobre los precios, es demasiado pronto para dar luz verde a la inflación», escribe Peter Vanden Houte de ING en una nota de investigación. El BCE seguirá siendo cauteloso, dijo, «y no considerará ningún recorte de tipos antes de junio».