Para Apple, la arriesgada apuesta de la computación espacial, mezclando “el mundo real con un mundo digital”

En 2007, Steve Jobs lanzó el iPhone. En 2024, Tim Cook, su sucesor desde hace una docena de años, lanza el Vision Pro. Lo presentó como si“computación espacial” en que esta la Mac“computadora personal” y el iPhone,«informática móvil». El CEO de la firma de Cupertino (California) explicó que este casco de realidad mixta es “un nuevo tipo de computadora que aumenta la realidad al combinar a la perfección el mundo real con el mundo digital. Ves a través de él sin mirarlo: ya no estás limitado por una pantalla, tu entorno se convierte en un lienzo infinito”. No es necesario un ordenador ni un ratón, ni siquiera un smartphone, para entretenerse, ver películas, tomar fotografías, compartir contenidos, realizar compras o trabajar.

Leer también | Artículo reservado para nuestros suscriptores. ¿Están los smartphones condenados a desaparecer?

¿La marca de la manzana volverá a encontrar el éxito con esta audaz apuesta? El precio del casco es un primer obstáculo. Con un precio de 3.500 dólares (3.250 euros) sin opciones, es tres veces y media superior al de un smartphone de gama alta de Apple. La factura se eleva a 3.900 dólares para acceder a 1 terabyte de almacenamiento, en lugar de 256 o 512 gigabytes. Por no hablar de los accesorios que pueden elevar la factura a casi 5.000 dólares: diadema, inserto óptico, batería adicional, estuche de viaje… Apple corre el riesgo de ser prohibitivo.

¿Nicho o masa?

Sobre todo porque la competencia de los cascos de realidad mixta promete ser feroz, desde el gigante Meta con su Quest Pro (tres veces y media más barato) hasta el rival francés Lynx (dos veces y media más barato), pasando por el taiwanés HTC con su Vive. XR Elite (tres veces más barato). Sony está al acecho con su futuro casco de realidad mixta, presentado en enero en el Consumer Electronics Show de Las Vegas, un evento internacional de alta tecnología.

Lea nuestro archivo publicado cuando se lanzó el iPhone en 2007 | El iPhone, año cero de Internet móvil

Además, esta nueva tecnología tardará más que un smartphone en apropiarse de ella por parte de los profesionales y el público en general. Más allá del efecto de curiosidad inherente a toda innovación, ¿qué pasará con las ventas de Vision Pro? Nicho de mercado o mercado de masas, los juegos están abiertos.

Según el analista Ming-Chi Kuo en Taiwán (TF International Securities), Apple recibió entre 160.000 y 180.000 pedidos anticipados de su Vision Pro a mediados de enero. Sin embargo, después de este entusiasmo, es posible que las ventas no superen las 350.000 copias en 2024. Las proyecciones optimistas de Statista esperan 1,5 millones de unidades en 2025.

Lea también la encuesta: Artículo reservado para nuestros suscriptores. Detrás del fracaso del metaverso, el éxito de la realidad virtual

Lo cierto es que la empresa se tomó su tiempo antes de lanzar su Vision Pro: casi nueve años, desde la adquisición, en mayo de 2015, de la empresa alemana Metaio, una spin-off de Volkswagen especializada en realidad aumentada. Si tiene éxito, estos auriculares podrían permitir a Apple depender menos de sus iPhone. Según los últimos resultados anuales, finalizados el 30 de septiembre de 2023, los teléfonos inteligentes todavía representan el 52,3% de su facturación anual total, o 200.500 millones de dólares (28.300 millones de dólares para iPads y 29.300 millones de dólares para Macs) de un total de 383.200 millones de dólares.