Trenes del metro chocan en Manhattan y causan descarrilamiento, dice MTA

El servicio en tres líneas de metro permaneció interrumpido el viernes en el West Side de Manhattan después de que un tren que transportaba a unas 300 personas chocó con un tren fuera de servicio cerca de West 96th Street un día antes, provocando que los trenes descarrilaran, dijeron funcionarios de la Autoridad de Transporte Metropolitano. .

Veinticuatro personas resultaron heridas cuando un tren número 1 en dirección norte, que viajaba a baja velocidad, chocó con el segundo tren, que contenía cuatro empleados de tránsito, alrededor de las 3 p.m., según funcionarios de la MTA. Ninguna de las lesiones se consideró grave.

Los trabajos para restaurar el servicio en las líneas 1, 2 y 3 continuaron el viernes por la mañana, y la MTA indicó en su sitio web que las interrupciones persistían.

El servicio se suspendería parcialmente, dijo la agencia, al menos durante las horas pico de la mañana, sin trenes circulando en esas líneas del Upper West Side.

Los funcionarios de la MTA dijeron en una conferencia de prensa el jueves que el accidente no parecía estar relacionado con un mal funcionamiento del equipo.

El incidente comenzó cuando un tren número 1 se detuvo en la calle 79 porque unos vándalos activaron sus frenos, dijeron funcionarios de la MTA. El tren fue puesto fuera de servicio y avanzaba lentamente hacia el centro, y pasaba por la calle 96 cuando el tren que transportaba a 300 pasajeros regresaba a una vía local frente a él. El tren con pasajeros a bordo recibió luz verde para continuar, dijeron las autoridades.

En una conferencia de prensa el jueves en la estación, Richard Davey, presidente de New York City Transit, la división de la MTA que opera el metro, dijo que el tren que fue vandalizado tenía varios cables de freno de emergencia rotos. La MTA ha abierto una investigación sobre las causas del accidente, según un portavoz de la autoridad.

«Afortunadamente no hubo heridos graves», dijo Davey. “Por supuesto, dos trenes no deberían chocar. Vamos a llegar al fondo de esto. »

Davey dijo que además de las 300 personas a bordo del tren de pasajeros, los bomberos y trabajadores de la MTA también evacuaron a otros 300 a 400 pasajeros de un tren detrás de él, después de cortar el suministro eléctrico a la estación.

Davey dijo que esperaba que los equipos trabajaran en la estación durante la noche. «Es un poco desordenado allí», dijo. «Nos llevará tiempo volver a poner este servicio en funcionamiento».

Lucas Mann, de 17 años, estudiante de la escuela especial de música cerca del Lincoln Center, estaba en el primer vagón del tren número 1 cuando él y otros pasajeros “sintieron una gran sacudida”.

“Tenía miedo”, añadió.

Purvi Thacker, de 41 años, dijo que estaba en un tren 2 en dirección norte que frenó repentinamente en la calle 86 después de que los trenes más al norte chocaran. Dijo que otros pasajeros se impacientaron y abrieron una ventana después de que se cortó la luz. Algunos abandonaron el tren averiado y caminaron sobre las vías, dijo.

“Fue simplemente frustrante”, dijo Thacker, que vive en Manhattan. «Estaba muy caliente.»

Los descarrilamientos del metro han sido poco frecuentes desde una serie de cortes de servicio en 2017. En ese momento, los incidentes expusieron cómo se había descuidado el mantenimiento y, después de una revisión, el rendimiento del sistema mejoró significativamente.

El último descarrilamiento de un tren que involucró a pasajeros ocurrió el 20 de septiembre de 2020, cuando un tren A descarriló alrededor de la calle 14. A bordo viajaban más de 100 personas y tres de ellas resultaron levemente heridas.

El sistema de tránsito de la ciudad de Nueva York está experimentando un período de estabilidad mientras se recupera de la pandemia de coronavirus. La asistencia ha aumentado y una inyección de fondos estatales ha equilibrado sus finanzas al menos hasta 2027. También está preparado para comenzar a recaudar miles de millones de dólares a través de un programa de cobro por congestión destinado a generar ingresos para mejoras en el metro y los autobuses de la ciudad. redes.

Mariame Diallo, de 15 años, dijo que estaba en un tren número 3, detrás del número 1, cuando ocurrieron los descarrilamientos.

Mientras ella y otros pasajeros esperaban aproximadamente una hora para bajarse del tren, algunas personas a bordo abrieron las puertas del metro para salir a las vías.

Diallo, que regresaba a casa desde la escuela, dijo que casi se sube al tren número uno que se estrelló. En cambio, esperó el siguiente tren para poder viajar con tres de sus compañeros de clase.

«Supongo que vale la pena quedarse con tus amigos», dijo.

Erin Nolan y Emma G. Fitzsimmons informes aportados.